domingo, 16 de abril de 2017

Makoto Shinkai, el heredero de Ghibli

Puede que ha muchos os suene este nombre, puesto que en los últimos años se han estrenado y traído a España tantos sus películas de animación como sus libros. Makoto Shinkai es al que llaman el heredero de Hayao Miyazaki, el gran director de Estudio Ghibli. Su última película, 'You name', ha sido un éxito de taquilla tanto en Japón como fuera de este país, superando incluso a 'El viaje de Chihiro' (película que consiguió un Oscar).

En esta entrada, quiero presentar a este autor y sus principales películas, que no dejan indiferente a nadie, y que cada una de ellas es diferente a la anterior, pero todas cargadas de una sensibilidad especial que demuestra en cada escena o plano.

Biografía
Makoto Shinkai es director, animador, doblador y dibujante. Estudió literatura japonesa como carrera profesional, pero su pasión por la creación y el manga, anime y las novelas le llevó a dedicarse al mundo de la animación. Gran admirador de Hayao Miyazaki, cuya película favorita es 'El castillo en el cielo', y del escritor Haruki Murakami. La influencia de Miyazaki se percibe en todas sus películas (en las que muchas veces incluye elementos que aluden directamente a la obra de Miyazaki).

Desde que publicó su primer trabajo en 1999, Shinkai ha tocado muchos palos: animación, escritor, manga, videojuegos... Un artista que no se cierra aun sólo tipo de narrativa, sino que busca todos los campos para  poder contar una historia.

Entre sus películas más conocidas, y las que han salido de Japón, se encuentran las siguientes:

 5 centímetros por segundo (Byōsoku Go Senchimētoru, 2007):
"¿Cuándo empecé a escribir mensajes que nunca envío? ¿A qué velocidad debo vivir para volverte a ver?" Después de graduarse en escuela primaria, Takaki Tono y Akari Shinohara fueron por caminos separados a pesar de lo que sentían uno por el otro. Lo único que pasó entre ellos fue el tiempo. Un día, en medio de una tormenta de nieve, Takaki finalmente fue a ver a Akari... (FILMAFFINITY)

Más que una película, son tres capítulos cortos que cuentan una historia conjunta: "Extracto de Flor de Cerezo", "Cosmonauta" y "5 centímetros por segundo". En España, Selecta Visión nos trajo esta película para poderla disfrutar en DVD. 

De las que he visto de Shinkai, para mi es la que menos me gusta, pero puede deberse al final triste, pero realista que nos presenta. Una historia de amor de dos jóvenes donde no ocurre nada entre ellos, pero no por problemas grandes o diferencias entre ellos, sino porque el tiempo los acaba separando. Esta contada con mucha sensibilidad, casi poética, y centrándose sobre todo en el personaje masculino.


El jardín de las palabras (Kotonoha no Niwa, 2013):
La historia tiene lugar en la temporada de lluvia de Japón durante el mes de junio. Un aprendiz de zapatero llamado Takao se encuentra dibujando zapatos en un jardín japonés cuando conoce a una misteriosa mujer mayor que él. Desde ese primer encuentro, ambos siguen reuniéndose y estrechando su relación. (FILMAFFINITY)

Al igual que la anterior, Selecta Visión licenció esta película y ahora la tenemos disponible en nuestro país. En este caso nos encontramos también una historia de amor y similar a la anterior, pero un amor diferente, entre dos personas de diferentes edades y con diferentes problemas en la vida, que debido a un encuentro casual comparten sus puntos de vista y se van haciendo cada vez más cercanos, hasta casi necesitar esos encuentros espontáneos. Al igual con la anterior, está contada con mucha sensibilidad, y donde el escenario cobra una gran importancia. Tiene un final más feliz que la anterior y a mi me llegó más, también debido a los protagonistas, donde ambos se encuentran en el centro de la historia.


Viaje a Agartha (Childen Who Chase Lost Voices, 2011):
Antes de morir, el padre de Asuna le dio a su hija una peculiar radio de cristal. Con ella sube a la montaña para sintonizar extrañas melodías. Un día un monstruo ataca a Asuna, siendo rescatada por Shun, un joven procedente de la dimensión paralela de Agartha. Deseando volver a reencontrarse con su nuevo amigo, Asuna le pedirá ayuda a su maestro para encontrar la manera de entrar en este mundo mítico. (FILMAFFINITY)

Al principio, esta era mi  película favorita de este autor (hasta que llegó 'You name'), y creo que es la que más se puede apreciar la influencia de Hayao Miyazaki y Estudio Ghibli (y si me lo permiten, también de la película 'Atlantis' de Disney, pero esto es percepción personal mía). En este caso, el autor nos trae una película de aventuras, donde la muerte y la mitología cobra un especial protagonismo. Tenemos de protagonista a una especie de Alicia de 'El país de las maravillas', o una Chihiro de 'El viaje de Chihiro', que cruza la puerta a otro mundo en busca de un amigo perdido. Al igual que las anteriores, Selecta Visión nos trajo doblada esta película para poder disfrutarla.


Your Name (Kimi no Na wa, 2016): 
Taki y Mitsuha descubren un día que durante el sueño sus cuerpos se intercambian, y comienzan a comunicarse por medio de notas. A medida que consiguen superar torpemente un reto tras otro, se va creando entre los dos un vínculo que poco a poco se convierte en algo más romántico. (FILMAFFINITY)

La última de las películas de Shinkai y la de mayor éxito, sin duda una joya que está a la altura de las grandes películas de animación, y que para nada tiene nada que envidiar a otras. Una historia que al principio no parece muy original, como es el cambio de cuerpos, pero que acaba convirtiéndose en algo vital para una historia más compleja. Tras verla en el cine, está película se ha convertido en la primera de mi listado de este autor, y seguramente en el próximo día del libro me haga con el libro (lo ha publicado Planeta). Película preciosa, divertida y, a la vez, tierna y en el que llega un momento que mantiene al espectador en vilo. 


Estas son sus películas más conocidas y las que he visto hasta la fecha (seguramente vaya actualizando la entrada con las que vaya viendo), pero tiene muchas más, donde se encuentran también cortos y cintas de corta duración:
  • Ella y su gato (1999).
  • Voces de una estrella (2002).
  • El lugar que nos prometimos (2004).
  • Someone's Gaze (2013).
  • Cross Road (2014).

domingo, 2 de abril de 2017

Look inspirado en los cuervos

Hoy os traigo un look gótico inspirado en los cuervos, las avez más características del gótico (y no sólo la película 'El cuervo' o la obra de Edgar Allan Poe).

Crow



Phase Eight wrap cape
€140 - johnlewis.com

Tory Burch zipper fly jeans
€95 - farfetch.com

Coach leather high heel boots
€175 - coach.com

Yves Saint Laurent heels stiletto
€500 - fashionette.co.uk

White fingerless glove
€9,37 - unique-vintage.com

Arm warmer glove
€12 - amazon.com

Silhouette Design Store: crow night sky
€0,93 - silhouetteonlinestore.com


Como veis, el look se basa en pantalón negro pitillo, con un top negro adornado por plumas. Para las plumas, hay varias opciones: hombreras con plumas, o un bolero de plumas para poner sobre los hombros, tal y como veis en la imagen.

De calzado, podéis elegir tanto botas como zapatos, eso sí, todo negro. Y por último, he puesto unos guantes o mitones negros largos o cortos, a gusto del consumidor.

Espero que os haya gustado y os sirva para tener nuevas ideas para nuevos looks o combinaciones.

viernes, 31 de marzo de 2017

La bella y la bestia (2017): una nueva princesa Disney para los nuevos tiempos

Hace unas semanas se estreno el último remake que está haciendo Disney de sus clásicos de animación, y uno de los más esperados y admirados por los jóvenes que nacimos a finales de los 80 y principios de los 90: La Bella y la Bestia.

Parece que este estreno ha sido muy bien aceptado, tanto en el cine como en la crítica, sobre todo por el papel que hace Emma Watson de Bella. Yo como fans de la cinta de animación, me dispongo a hacer una reseña de esta película y este clásico de los cuentos que vienen ha decirnos que la belleza está en el interior, algo que aprendimos muy bien con aquella cinta de animación de 1991.

Ahora vuelve para recordarnos de nuevo este mantra, pero viene con nuevos añadidos y pequeños cambios, que a mi parecer, le dan más valor al cuento de Disney (digo de Disney porque el cuento original es un poco diferente). Para empezar, decir que la cinta se trata de un remake total de la película de animación, con canciones incluidas ('¡Qué festín!', 'La bella y la bestia', etc), y temas nuevos que se han echo especialmente para esta película. En el caso de los sirvientes, no son clavados físicamente a los de la cinta, pero están muy conseguidos porque se tratan de objetos reales que había en dicha época.

Dicho esto, paso a los puntos que más me han gustado de este remake. Para empezar, todo el reparto elegido para el fiml, sobre todo el papel de Bella como una chica adelantada a su tiempo (Francia del rococo), que no sólo es extraña por estar más interesada en leer que en cuestiones de ropa o maquillaje (o casarse), sino también porque intenta enseñar a otras niñas a disfrutar de la lectura. A este aspecto, participó mucho Emma Watson en la configuración del personaje, ya que metió pequeños cambios como que Bella llevara botas, no utilizar corsé, o actuar menos "pasiva" ante el hecho de obligarla a quedarse en un lugar que no quiere.


Son pequeños cambios que le dan más valor y realismo a este personaje, además que puede ayudar a las niñas a admirar a Bella no sólo por ser una princesa Disney, sino como una mujer valiente, ansiosa de conocimiento y, desde luego, muy curiosa. Creo que Emma se ha mimetizado muy bien con Bella, un personaje que le pega y que ha transformado en una mujer que si ya era una princesa moderna cuando se estrenó la película de animación, ahora ha dado un paso más.

Entre los actores, también quiero destacar el papel de Luke Evans como Gastón, al que he llegado a admirar y a encantarme como malo de la cinta, siendo que en la de animación me parecía un personaje un poco forzado. En esta película, le han dado un mayor trasfondo y vemos que algo dentro de su cabeza no está muy bien que digamos. Pero lo dejo también a vuestro juicio.


Otro de los puntos que me ha gustado mucho han sido las nuevas escenas o contextos que han dado a los personajes, donde explican algunos aspectos que en la cinta de animación no quedan claros. Por ejemplo, ¿qué paso con la madre de Bella?, ¿dónde vivía ella antes de mudarse a la aldea?, ¿por qué nadie se acuerda del príncipe y su castillo?, ¿y las familias de los sirvientes del castillo?, etc. La verdad que todos estos puntos aclaran mucho mejor la historia y ata cabos que antes estaban sueltos.

Y dicho todo lo bonito, paso a los puntos que menos me han agradado, que tampoco son muchos y puede que se deban más a que soy un poco tiquismiquis. Uno de estos puntos es que no me ha gustado las canciones nuevas que han introducido. Me explico: soy muy fan del musical de La Bella y la Bestia, y consideraba que las canciones del musical (que son muchas más que las de la película de animación) ya eran suficientemente buenas como para haberlas metido en la película. Por ejemplo, en el caso que canta en solitario la bestia, para mi es mil veces la que canta en el musical que la que canta en la película. A mi entender, creo que transmite mucho más.


Y el otro punto, aunque este lo explicaron, es que la bestia no da tanto miedo como lo daba en la versión animada. Aquí ocurren dos cosas: que al crecer, y no verla con los ojos de una niña (como la versión de 1991), ya no me da tanta impresión o "miedo" de estar ante un ser que realmente es una bestia o animal. Sobre este aspecto, los actores explicaron, sobre todo Emma Watson, que Bella tenía que ver algo en bestia para enamorarse, para no ser un amor de primera vista. Así que lo hicieron más culto, elegante y correcto, a pesar de tener prontos.

En definitiva, un remake de la película original de 1991, con una nueva interpretación y una heroína moderna, manteniendo el estilo musical de las películas de Disney y que las películas de imagen real que habían hecho hasta ahora lo habían dejado de lado (véase el caso de Cenicienta o El libro de la selva). Una película que hace justicia a su antecesora y que servirá para mantener vivo el mito de la bella y la bestia todavía más.


Por tanto, os recomiendo encarecidamente ver la película, y si os gusta mucho esta historia y cuento, también os recomiendo ver la versión francesa que estrenaron hace unos años (2014), más similar al cuento original (os pongo imagen del cartel).


Trailer:



Si alguno de vosotros quiere ver el musical, os voy a dejar un vídeo donde colgaron todo el musical de La Bella y la Bestia en castellano:

martes, 21 de marzo de 2017

Strigoi

Corría el año 1755 de nuestro señor. Acabamos de llegar a un pequeño pueblo del Reino de Hungría del que me resulta imposible reproducir su nombre. Mi conocimiento del húngaro es más bien escaso, tenía que fiarme del saber de mi acompañante de viaje. Juntos nos habíamos embarcado en este viaje atraídos por la curiosidad de los seres que esta gente denomina strigoi, revenants o upyrs. En definitiva, muertos que volvían a la vida.

Así, llegamos hasta esta singular población, alejada de cualquier ciudad ilustrada, donde la superstición desbancaba a la diosa razón. Había sido arrastrado hasta aquí por mi buen amigo André, que había sido subyugado por las palabras de nuestro compatriota Augustín Calmet. Aunque me resultaban curiosas este tipo de historias, no albergaba dudas de que eran fruto del desconocimiento e ignorancia de estas gentes. Por el contrario, mi amigo André estaba convencido de la veracidad de tales testimonios. Y, fruto de su inquietud, acabe atrapado en la situación que ahora trato de relatar.

Nada más bajar del carruaje que nos trajo hasta esta aldea, tanto André como yo pudimos percibir el ambiente a terror que se respiraba en el poblado. Los ojos de los aldeanos no se despegaban de los dos extraños que no hacían más que realizar preguntas sobre los posibles revenants de los que habíamos oído hablar. En Budapest nos informamos bien sobre los mejores sitios para encontrar a estas criaturas, y así fue como acabamos dando con este pueblo medio oculto y aislado de la civilización debido a su enclave en los montes Cárpatos.

Nuestras preguntas nos acabaron llevando hasta la Iglesia del pueblo. Allí, el padre no tuvo ningún inconveniente en acogernos y darnos toda la información que necesitábamos.

- Ocurrió hace cosa de un mes, cuando Frigyes el bandido murió.

El párroco nos explicó que el tal Frigyes era un rufián que había llegado al pueblo hacía unos años y empezó a prestar dinero a los lugareños. Algunos decían que se valían de magia oscura para conseguir sus propósitos, puesto que en poco tiempo arruinó a algunos de los vecinos de la localidad. Estas “sospechas” aumentaron al no aparecer nunca por la obligada misa dominical y mostrar su desprecio a todo lo relativo a Dios. Tras un par de años, el cadáver de Frigyes apareció muerto en la carretera de acceso a la villa. Para mí, todo parecía indicar que se trataba de un ajuste de cuentas, pero para estas gentes había sido obra de intercesión divina. Por tanto, la muerte de Frigyes no se investigo y fue enterrado en una tumba sin nombre fuera del recinto sagrado.

Parecía que ahí acababa la historia del villano, pero no fue así. No pasaron muchos días en que algunos vecinos del pueblo empezaron a decir que se les aparecía su fantasma en busca de venganza. Poco después, esas mismas personas amanecían muertas. El veredicto era claro para esas gentes: Frigyes se había convertido en un strigoi o vampiro. Pero no fue el único, puesto que según la creencia popular, sus víctimas también regresaban de la tumba convertidas en el mismo ser sediento de sangre que su creador y atormentaban a sus familiares hasta llevarlos al cementerio.

- Así, ya son más de diez almas compasivas las que se ha llevado ese mal nacido.

Yo tomaba nota de todo lo que me iba dictando mi amigo André, al que le era imposible ocultar su entusiasmo por esta historia. Él siempre había sentido debilidad por los relatos llenos de fantasía, de muertos que regresan a la vida para atormentar a los vivos. A mí, sin embargo, todo esto no me parecía más que el resultado de la histeria colectiva.

- Pregúntale a nuestro buen amigo si han solicitado los servicios de algún médico para tratar a las personas que “visita” ese vampiro – quise saber.

- Los únicos servicios que necesitan son los de un buen sirviente de Dios, como yo. Créanme amigos, en cuanto vean este mal, no les cabrá duda de que el demonio anda entre nosotros.

Mi escepticismo aumento, al igual que el interés de André. El padre nos invito a hospedarnos en su humilde hogar y asistir esa misma noche a una cazería que acabaría por demostrarnos que el terror que estaban viviendo era real y el mal campaba a sus anchas.

- ¿Qué te parece, Valéry? ¿No te recorre un escalofrío de emoción por la espalda? – me preguntó cuando estuvimos a solas.

- Sigo pensando que están mal de la cabeza. La superstición sigue muy arraigada en estas gentes.

- Tan escéptico como siempre, amigo. Está claro que eres un hombre de razón. Hoy mismo comprobaremos qué hay de verdad y qué de mentira en todo esto.

Y así fue. Al caer la noche, nos reunimos junto al padre, que ya nos esperaba con otros tres hombres que portaban estacas de madera, grandes palas y antorchas. Les seguimos hasta las puertas del camposanto, en donde el cura se santiguo, acción que imitaron el resto de nuestros acompañantes. Por respeto a sus creencias, les imitamos, y los seis atravesamos las puertas en busca del vampiro. Caminamos entre las silenciosas tumbas, hasta que nuestros guías se detuvieron frente a una. A la señal del párroco, los tres hombres echaron mano de las palas y comenzaron a desenterrar el ataúd.

Entre los tres desclavaron la tapa y revelaron su contenido: el cuerpo de una joven con las mejillas sonrojadas, el cabello enmarañado y unas uñas inusualmente largas. De sus labios, que dejaban ver los dientes, discurrían unos finos hilos de líquido rojo.

- Esta joven es una de las primeras víctimas de nuestro monstruo. Murió hace más de tres semanas y mirad cómo se encuentra, como si todavía estuviera viva.

Observé el cadáver. A primera vista era cierto que parecía que no estuviera realmente muerta, pero, con mis escasos conocimientos de medicina, sabía que había cadáveres cuyos primeros síntomas de descomposición tardaban semanas en aparecer. Las mejillas sonrojadas y la sangre de sus labios era fácilmente explicable, al igual que las uñas.

Busque la confirmación de mis sospechas en mi fiel amigo André, pero no las encontré. En su lugar, André observaba el cuerpo de la joven con absoluta fascinación. No podía creer que fuera tan incrédulo.

El padre comenzó a recitar sus oraciones mientras los tres hombres procedían con su ritual. Uno de ellos se colocó sobre la mujer con una gran estaca de madera. La apoyo sobre su pecho mientras que otro los vecinos de la localidad asesto un gran martillazo a la estaca, que penetró el pecho del cadáver, salpicando a todos los presentes de sangre.

Contuve las nauseas. Nada más perforar el pecho de la joven, el olor a podrido inundo el ambiente. Por mucho que aquellas gentes no quisieran verlo, estaba claro que la chica estaba muerta. Aparté la mirada y esperé pacientemente hasta que terminaran. Pero no acabó allí la cosa. La muerte del “vampiro” exigía un paso más. El padre deslizó a otro de los muchachos un gran clavo, que se apresuró a incrustarlo en la frente del cadáver.

Mi estómago no pudo resistirlo y tuve que retirarme tras uno de los cipreses para echar toda la cena. Pero ellos no me prestaron atención, estaban muy ocupados asegurándose de que el monstruo no volvía a levantarse. Difícilmente podría con la cabeza clavada al ataúd.

Una vez terminada la tarea, el padre realizó la señal de la santa cruz sobre el cuerpo. André estaba pletórico; en cambio yo estaba deseando marcharme de ese lugar y volver a la civilización. Educadamente me disculpe y dejé que los cuatro hombres, junto con André, continuaran su trabajo. Tenía que sacarme de encima el olor a muerto enseguida.

Pensé que la curiosidad de André se saciaría con esa horrible noche, pero no fue así. A pesar de las “muertes” de los vampiros, la gente seguía enfermando y continuaban las afirmaciones de haber recibido las visitas de los muertos. Las cazerías se repitieron y con ellas creció la fascinación de André.

- ¿No es increíble, Valéry? De verdad el hombre puede ir más allá de la muerte y vencer a la propia naturaleza.

- ¿Es que estas ciego, André? ¿No ves que todo son patrañas de gente inculta y supersticiosa?

Discusiones como ésta empezamos a tener a menudo, pero André no entraba en razón. Seguía saliendo por las noches, en busca de esos revenants. Una de ellas, volvió cubierto de sangre de la cabeza a los pies y apestando a podrido. Cuando le pregunté qué le había ocurrido, de sus labios sólo salió un leve murmullo: “…Frigyes…” En ese momento, no sabía qué quería decir; ahora ya es tarde.

Poco después, André cayó gravemente enfermo. La fiebre le acosaba, elevando su temperatura corporal y provocándole temblores y escalofríos por todo el cuerpo. Pero no acababa ahí la cosa; por las noches era frecuente que nos despertara con gritos y espasmos. El nombre de Frigyes salía de sus labios en todas esas ocasiones. Yo quería llevarlo ante un médico porque era evidente que le tenía que ver un especialista, pero el padre me lo impidió.

- Está siendo víctima del vampiro. Sólo Dios puede ayudarlo.

Por mucho que me impuse y discutí con él, no hubo manera de convencerle; su “fe” en que esa criatura era real era más fuerte que cualquier argumentación. Y así, mi amigo André se convirtió en víctima de su ignorancia. Una noche no volvió a despertar, consumido por la fiebre y las alucinaciones. Insistí en que el lugar de descanso de mi amigo debía de ser su país natal, pero esas gentes eran inamovibles en sus creencias. Debido a su fuerte convencimiento de que si un cadáver quedaba mucho tiempo expuesto podría ser pasto de fuerzas demoníacas, se apresuraron a enterrar a mi amigo.

Una vez que paso todo, me apresuré a preparar mi regreso a Francia y salir cuanto antes de ese pueblo de locos. Pero el carruaje tardaría aún una semana en pasar a recogerme. El padre accedió a cobijarme unos días más como muestra de su compasión por la muerte de André a mano de los demonios, aunque para mí él había tenido mucho que ver en su fallecimiento.

No llegué a abandonar el pueblo.

En la tercera noche al fallecimiento de André, ocurrió algo. Me encontraba en un duermevela cuando escuché el chasquido de la ventana. Abrí los ojos y la encontré abierta de par en par. Recordaba haberla cerrado precisamente para evitar que el frío de esos montes se me metiera hasta los huesos. Pero ahí estaba, abierta, y con la silueta de mi amigo André entrando por ella. Me sobrecogí; debía de estar soñando, pero ahí estaba André, avanzando con paso lento hacía mí entre los rayos de la luz de la luna.

- ¿André? ¿Eres tú, amigo?

Una vez que estuvo más cerca, pude percatarme de sus roídas ropas y sus manos llenas de tierra, como si hubiera estado escarbando para escapar de su tumba. Pero lo más aterrador eran las manchas de sangre que llevaba en la camisa, unas manchas procedentes de un reguero que manaba desde su boca.

Apenas recuerdo qué ocurrió esa noche; pero desde entonces, mi estado de salud comenzó a empeorar. Las visiones de André no cesaron, y cada día, me encontraba más y más débil. Tal era mi turbación, que acabe por confesar todo al padre.

- Él ya no es tu amigo. Ha sido poseído por un demonio que quiere darte caza. Esta misma noche, frustraremos sus planes y volverás a estar en paz.

Y heme aquí; un hombre de razón que no creía en esas supersticiones de muertos que vuelven a la vida, hasta que lo experimente en mis propias carnes. Siendo perseguido por su propio compañero. Esta noche, pondremos fin a la no vida de André, antes de que me arrastre, como suele ser su costumbre, con él y acabe convirtiéndome también en un ser que sólo existe en la superstición, un strigoi.